Parece cliché pero no lo es...

Los contrastes o sombras, que todos tenemos, vienen de esas emociones profundas e intensas que muchas veces, pensamos que son “malas” y que por ende hay que esconderlas o evitarlas.


Si decidimos evadir nuestras emociones lo que va a suceder es que nos vamos a sentir más pesadas, con una carga interminable porque siempre están ahí… y si se juzgan, se niegan o se rechazan trucamos nuestro proceso divino para crecer. Recordemos que somos seres duales, que todos tenemos la misma cantidad de luz directamente proporcional al que tenemos de oscuridad. Entonces, ser conscientes de ellas, aceptarlas y abrazarlas, es lo más importante que podemos hacer para la evolución del Ser.

Seamos nuestra propia luz en tiempos de oscuridad, seamos nuestro propio apoyo incondicional - Normalicemos ponernos como prioridad en todos los aspectos de nuestra vida. Decidamos hoy, responsabilizarnos conscientemente de nuestras emociones y situaciones que nos piden atención. Dárnosla es el primer acto de amor propio… Sé compasiva contigo y tus tiempos, recuerda que sentir es sanar.


Con amor,

Majo, AKA, Mercuriana

Cosmic Ambassadors

137 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo