Conocer los ciclos de la Luna para alinearnos con el ritmo universal

*Luna nueva en Acuario 24.01.2020*


Entrar en los ritmos del universo requiere consciencia y a través de estás palabras quiero compartirte mi experiencia personal, álmica y presente sobre los ritmos del universo.


Cuando pienso en el Universo lo imagino como un mandala, puedes cerrar los ojos y permitir que el universo te muestre el mandala de tu interior hoy; justo eso, un flujo de figuras, formas, colores en movimiento que representa las energías expansivas, cósmicas y espirituales.


Tiene que ver con el movimiento, el dinamismo natural, lo impermanente, la naturaleza, nosotros, el cosmo, Dios, tu, yo; lo simple, lo diminuto, lo tangible e intangible, lo dulce y amargo, la luz y la oscuridad.


Se llama Ciclos, movimiento y flujo… como la Luna.


La Luna nace, crece, evoluciona y trasciende cada mes; y cada fase por la que atraviesa tiene que ver con su naturaleza, con su evolución, con la metamorfosis; el cambio.

Sobre todo eso vengo a hablarte: del cambio. La importancia de no entrar en tensión con él. Se trata de empezar a vivir desde el flujo y así las experiencias y circunstancias empiezan a cobrar un nuevo color, se convierten en lecciones, aprendizaje, te relacionas con el milagro de la vida entendido como justo las experiencias necesarias para tu evolución y transformación, es la reconciliación con el cambio, y la aceptación del presente.


Los ciclos de la vida son parte de los ritmos universales a los que tenemos que estar atentos, y sintonizarnos con ellos. Si queremos llegar a ser conscientes tenemos que vibrar en sintonia con ellos, es la unión de tu -yo individual- con el –yo cósmico-.


Es necesario conocer estos ritmos para poder comenzar a observar la vida que nos rodea. Cuando menciono la palabra conocer me refiero a experimentar desde el corazón más que desde un entendimiento intelectual. Y la realidad es que una comprensión intelectual no es suficiente, es fundamental la actitud del corazón abierto; esa que nace en una respiración profunda, los hombros se relajan, las escápulas se encuentran atrás mientras el aire sigue subiendo a través de la columna vertebral; es una experiencia, es una sensación, es una forma de andar por la vida.


Definitivamente si quieres disfrutar de este blog y el mensaje que tengo para ti, te invito a fluir… porque justamente esto es la vida, el instante que inicio con este punto y termino, es el movimiento mientras escribo y aparecen las letras , construyendo un mensaje que fluye desde la intuición.


Somos cambio, transformación, trascedencia. La vida significa aprender a moverse; fundirnos en los ciclos naturales, fluir con el Cosmos; Ser; Aceptar; Vivir aquí y ahora.

Experimentar la profunda conexión del Ser y la Luna nueva; ese cuerpo celeste que mueve las aguas internas, mostrándonos los ritmos de la Madre naturaleza invitándonos a la escucha profunda; a ser perfectamente imperfecto, a aceptarlo; a llevar luz a la oscuridad interior.


Y es que la realidad es que los cambios son necesarios para la trascendencia, para practicar el desapego, para aprender a soltar, para aprender las lecciones de aceptación que sean necesarias, para vernos desde ese lugar en donde dejamos de estar “cómodos” porque ahora lo que hacíamos ya no funciona, es momento de reinventarse; y vayan si que me encantan los seres humanos que comprenden que en este mundo hay dos decisiones: puedes encajar o puedes cambiar el mundo; pero no puedes hacer las dos cosas!

Los ciclos, es decir, la transformación, no significa que sea fácil, requiere de tu metamorfosis, de tu creatividad, de tu intención y voluntad; requiere de energía, de un cuerpo, una mente y un alma alineadas; es necesaria la claridad mental para no caer en la tensión sino vivir desde el flujo.


Justamente esta Luna nueva en Acuario nos invita a que permitamos que una lluvia de ideas que te impulsen ser más abierto/a intelectual y espiritualmente; es tiempo para crear y aceptar los cambios que trae este inicio; es momento de salir de “casa” de tu zona de confort y motivarte. Hay una clave: conecta con tu guerrero espiritual; el centro de tu voluntad, el tercer chakra.


Vuelvo y te digo, no significa que vaya a ser fácil pero hay mucho que disfrutar y aprender de las experiencias retadoras y te lo digo por mi propia experiencia.



De hecho, esta Luna Nueva me toma escribiéndote desde Panamá, desde una nueva casa, con una nueva vista, ahora el mar lo tengo frente a mi , me llena de tanta inspiración que sólo te quiero decir que todo lo que hay en ti; es el gran poder de la creación.


He tenido miedo…han sido tantos cambios y tan rápidos, no ha sido fácil, me he estado adaptando a una nueva vida; pero los cambios me encantan, son el reto que mi alma necesita para seguir creciendo! El Universo lo sabe, cuando ya estoy un poco cómoda, lo sacude todo de pies a cabeza, y sólo puedo sentir curiosidad pues en realidad: Vamos a empezar de nuevo!!

Esto me recuerda una frase que lei…


“El momento en que más deseas abandonar es el instante en que debes encontrar la fuerza en tu interior para seguir adelante” –Robin Sharma, El club de las 5 de la mañana, 2019.


De verdad, aunque me siento feliz no ha sido fácil este cambio, significó despedirme de mis alumnas, mis pacientes, lo que era “normal”, la seguridad de un trabajo, lo conocido pero justamente esta luna nueva en Acuario es el momento perfecto para comprender su alineación: el cambio es inminente para nuestra trascendencia espiritual, aprendamos a fluir y disfrutar de él. Es posible saborear la miel en lo desconocido, como es posible transmutar a una versión más elevada de tu Ser.


Por cierto! En el inicio encuentras el ritual que hemos creado para ti un Ritual para esta Luna nueva en Acuario; a mi me ha funcionado a través del tiempo y quise compartirlo contigo!


Con amor,


Layal Fadul Mezher

@soynoches.




125 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo